8 estrategias para mejorar la participación en el aula virtual

Foto: upc.edu.pe

En cada salón de clases, hay estudiantes que siempre levantan la mano para participar y también estudiantes que dudan en hacerlo. Ya sea porque son introvertidos, o simplemente porque están teniendo un mal día. A veces resulta difícil involucrar a algunos en las discusiones de clase.

Hemos escuchado de varios profesores que involucrar la participación de los estudiantes en el aprendizaje remoto, se hace mucho mayor en cuanto a desafío. Esto porque las plataformas digitales pueden incrementar aún más las barreras de comunicación, adicionando dificultad por ejemplo en cuanto al saber cuándo hablar, o cómo leer elementos sutiles de un texto, así como también saber interpretar el lenguaje corporal y las expresiones faciales de la persona del otro lado de la pantalla. Además, las discusiones en línea a menudo se ven obstaculizadas por la variabilidad en el acceso de los estudiantes a la tecnología y por cuestiones de privacidad, en consecuencia, muchos profesores han tenido que optar que los estudiantes envíen trabajos a través de canales aislados como el correo electrónico, o aplicaciones asíncronas, cuya comunicación no es coincidente y difiere en el tiempo de conexión.

Resulta que hacer que los estudiantes contribuyan en las aulas virtuales requiere algo de trabajo. “Seguimos llamando nativos digitales a esta generación como si fueran simplemente genios de todo lo computarizado. ¡No lo son!”, escribió Tim O’Brien en Facebook. «Necesitan apoyo personal, andamiaje y tranquilidad que la tecnología no les brinda. La tecnología es simplemente una herramienta, no un maestro».

Para descubrir cómo mejorar las discusiones de los estudiantes y la participación en el aprendizaje en línea, compartimos en este artículo una variedad de estrategias inteligentes, tanto sincrónicas como asincrónicas, que varios docentes ya aplicaron en sus sesiones virtuales.

 

ESTRATEGIAS SINCRÓNICAS

Para el aprendizaje sincrónico, algunos maestros dijeron que trasladaron las estrategias de discusión tradicionales del aula a los chats de video en vivo, mientras que otros docentes encontraron en que las herramientas digitales por si solas les ayudaron a impulsar aún más la participación en el aula.

1.- Telaraña de discusión: durante el aprendizaje remoto, los estudiantes de secundaria orientados por la profesora Shai Klima dirigían sus propias discusiones en Google Meet. Antes de la clase en vivo, los estudiantes respondían preguntas de forma independiente y luego compartían sus respuestas al inicio de la reunión, esto como punto de partida para una discusión más amplia en clase.

Mientras los estudiantes conversaban en video, Klima escuchaba y trazaba líneas en una hoja de papel siguiendo el flujo de la conversación, cuyo resultado era una telaraña. Al final de la discusión, la profesora Klima compartía el dibujo en el directo y luego pedía a los estudiantes que reflexionaran sobre la experiencia y lo que aprendieron sobre quién hablaba, quién escuchaba y quién construía en base a las ideas de los demás.

“Ha tenido éxito como un medio para que los niños reconozcan a sus compañeros el haberles ayudado a pensar en nuevas ideas, lo que ayuda a construir una buena relación”, dijo Klima.

2.- Utilizar el chat para comprobar la comprensión: Después de dar clases la primavera pasada, Paul France hizo que sus alumnos de tercer grado utilizaran la función de chat de Google para hacer y responder preguntas o escribir emojis, como un pulgar arriba o un pulgar abajo, para mostrar si entendían un concepto. Para estructurar las respuestas, guió a sus alumnos en la creación de normas sobre el uso de la función de chat; por ejemplo, decidieron en grupo utilizar sólo un emoji a la vez. France dijo que esta práctica le ayudó a comprobar la comprensión de los alumnos y les empujó a comprometerse más con el contenido. 

Por su parte, Ruth Calkins, profesora de jardín de infancia, utilizó el chat de Zoom para impartir clases en directo con sus alumnos de jardín de infancia. Dice que disfrutaron escribiendo «V» o «F» para las preguntas de verdadero y falso mientras respondían a los problemas de matemáticas en el cuadro de chat, y algunos incluso intentaron escribir frases en respuesta a sus preguntas. Escribir las respuestas también sirvió para que sus jóvenes alumnos practicaran con el teclado.

3.- Da la vuelta a tu clase para estimular un debate más profundo: Forrest Hinton, profesor de matemáticas de secundaria, dice que descubrió que una mezcla de instrucción asíncrona y sincrónica funcionaba bien para estimular el debate de los estudiantes durante el aprendizaje a distancia.

En primer lugar, enseñó nuevos contenidos de forma asíncrona a través de vídeos grabados y actividades en línea. Al comienzo de su clase en directo, los alumnos resumían brevemente los conceptos que habían aprendido juntos y luego se dividían en salas de reunión para resolver problemas relacionados en pequeños grupos. El cambio de aula permitió a Hinton dedicar menos tiempo a la enseñanza directa, y escuchar a los alumnos al comienzo de la clase y en pequeños grupos le ayudó a identificar, y luego a abordar, los puntos en los que sus alumnos tenían dificultades. «Esto me ha permitido aclarar los conceptos de una manera más específica y ayudar mejor a los estudiantes», dijo Hinton.

4.-Adaptar el método «pensar-parejas-compartir» a Zoom: Ryan Tahmaseb, director de servicios bibliotecarios, dice que descubrió que dar más actividades de aprendizaje basadas en proyectos a sus alumnos de primaria y secundaria -y permitirles más autonomía sobre las tareas- fomentaba naturalmente debates más ricos en el aprendizaje virtual. «Si damos a los alumnos toda la libertad posible para que experimenten, investiguen y persigan sus intereses dentro de nuestra área de contenidos, es inevitable que tengan mucho más que decir», afirma Tahmaseb.

A la hora de debatir en clase, Tahmaseb adaptó a Zoom el método de pensar-parejas-compartir. Los estudiantes recibían una pregunta, se dividían en grupos y se colocaban en salas de reunión para debatir y registrar sus respuestas en un documento de Google compartido, lo que permitía a los estudiantes compartir su pensamiento por escrito o leerlo en voz alta. Como Tahmaseb no estaba en cada sala para escuchar las conversaciones, el documento de Google permitía a los alumnos rendir cuentas. Una vez que volvieron a la clase completa, los voluntarios de cada grupo compartieron sus respuestas con todos.

5.- Un nuevo giro en la actividad «mostrar y contar»: Para que los estudiantes se sientan cómodos con la participación en línea, Brittany Collins, coordinadora de enseñanza y aprendizaje de Write the World, una comunidad global de escritura en línea para estudiantes de secundaria y preparatoria, convirtió la conocida actividad de mostrar y contar en «pensar, escribir, compartir».

En una de las actividades, Collins pidió a los alumnos de secundaria y bachillerato que encontraran una foto, una pintura o un dibujo que representara una conexión intergeneracional y que respondieran de forma independiente y por escrito a las siguientes preguntas del Marco para hacer visible el pensamiento, antes de debatirlas en clase a través de un vídeo: ¿Qué estamos viendo? ¿Qué te hace decir eso? ¿Qué notas (ves, sientes, sabes)? ¿Qué más podemos descubrir? ¿Qué te preguntas? «Ayuda a romper el hielo en un entorno de aprendizaje virtual en el que la participación no planificada puede suponer un reto para algunos estudiantes», afirma Collins.

 

ESTRATEGIAS ASÍNCRONAS

Aunque algunos profesores -y estudiantes- dijeron que los debates sincrónicos eran más atractivos porque se parecían a una clase tradicional, muchos educadores consideraron que los debates asíncronos eran más equitativos porque abrían la participación a los estudiantes con poco ancho de banda, que tenían limitaciones de horario o que se sentían incómodos participando con toda la clase.

6.- Los foros en línea crean un diálogo de ida y vuelta: Angelina Murphy, profesora de inglés en un instituto, dice que utilizó la función de preguntas de Google Classroom para que su clase respondiera a las lecturas y a los temas de debate durante el aprendizaje a distancia la pasada primavera. Cuando cada alumno comentaba, Murphy respondía con preguntas aclaratorias para crear un diálogo de ida y vuelta y también pedía a cada alumno que respondiera al menos a dos de los comentarios de sus compañeros para crear una base más amplia de debate.

La profesora de quinto grado Raquel Linares dijo que utilizó Nearpod Collaborate (Apple, Android), un tablero de colaboración virtual, para que los alumnos compartieran imágenes o escribieran una respuesta para mostrar lo que habían aprendido sobre un artículo que habían leído. Para inspirar la conexión y la reflexión entre los compañeros de clase, Linares también utilizó Flipgrid (Apple, Android), para que los estudiantes pudieran escuchar las voces de sus compañeros aunque estuvieran a distancia.

7.- Ver y criticar el trabajo de los compañeros mediante paseos virtuales por la galería: Los «paseos por la galería» virtuales dan a los alumnos la oportunidad de ver los proyectos de sus compañeros mientras aprenden unos de otros, según Joe Marangell, profesor de estudios sociales de secundaria. Después de que sus alumnos presentaran sus propios proyectos mediante screencasts de cinco minutos, se les pedía que comentaran los suyos con al menos otros dos estudiantes.

Utilizando las hojas de cálculo de Google, los estudiantes dieron su opinión a sus compañeros respondiendo a las siguientes preguntas: ¿Qué es lo nuevo que he aprendido sobre este tema?; ¿Qué es lo que me ha sorprendido sobre este tema?; ¿Qué es lo que me ha gustado de esta presentación? El formato en línea dio a cada estudiante la oportunidad de ver el trabajo de sus compañeros y su evaluación sobre el suyo para una reflexión más profunda, dijo Marangell.

8.- Traslado de la lluvia de ideas por estaciones en línea: Cuando las actividades de lluvia de ideas en carrusel o en estaciones se llevan a cabo en entornos de clase tradicionales, pequeños grupos de estudiantes rotan por la sala a diferentes estaciones para responder a las preguntas, y ver y añadir a las respuestas de cada grupo.

Para trasladar esto a la red, Marangell dividió a sus alumnos en grupos en línea y creó documentos de Google compartidos -o una serie de diapositivas de Google- para las indicaciones/preguntas. Cada grupo dejaba sus reflexiones bajo las preguntas antes de la fecha asignada y luego comentaba las respuestas de los otros grupos al día siguiente. «Esta estrategia les permite mantener un sentido de comunidad en el aula [en un entorno virtual]», dijo Marangell.

Por: Emelina Minero

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.